El Orejano Diario

Cómo las ideas de mi padre ayudaron a los kurdos a crear una nueva democracia

 En este artículo, Debbie Bookchin ahonda sobre las ideas teorizadas sobre su padre y aborda las influencia en la lucha de liberación del pueblo de Kurdistán.

Un día de primavera suave en Vermont, en abril de 2004, mi padre, el historiador y filósofo Murray Bookchin, estaba chateando conmigo, como casi todos los días. Hablábamos de todo y de todos –amigos, familia y pensadores desde Karl Marx y Karl Polanyi  (a quién admiraba) hasta al entonces presidente George W. Bush (a quien no) y George Smiley, el personaje ficticio de John Le Carré con quien se identificaba y a quien le tenía cariño. Hizo una pausa, y de la nada reveló una extraña noticia: “Aparentemente”, dijo, “los kurdos han estado leyendo mi trabajo y están tratando de implementar mis ideas”. Lo dijo con tanta indiferencia y despreocupación que fue como si el mismo no terminara de creerlo.

Mi padre, de ochenta y tres años en ese momento, había pasado seis décadas escribiendo cientos de artículos y veinticuatro libros que articulaban una visión anticapitalista de una sociedad ecológica, democrática e igualitaria que eliminaría la dominación del ser humano  por el ser humano y llevaría a una humanidad en armonía con el mundo natural, un cuerpo de ideas que él llamó “ecología social”. Aunque su trabajo era bien conocido dentro de los círculos izquierdistas anarquistas y libertarios, su nombre era apenas conocido.

Inesperadamente, esa semana, había recibido una carta a través de un intermediario que escribía en nombre del activista kurdo encarcelado Abdullah Öcalan, jefe del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK). Como cofundador, único teórico y líder indiscutido, Öcalan tenía una gran reputación, pero nada en su ideología parecía parecerse a la de mi padre.

Fundado en 1978 como una organización marxista-leninista revolucionaria, el PKK llevaba treinta años librando una guerra insurgente en nombre de los aproximadamente 15 millones de kurdos que viven en Turquía y que han sufrido una larga historia de violencia. Durante décadas, Turquía ha prohibido que los kurdos hablen su propio idioma, vistan sus ropas tradicionales, usen nombres kurdos, enseñen el idioma kurdo en las escuelas o incluso toquen música kurda. Los kurdos han sido arrestados y torturados rutinariamente por cualquier expresión de su identidad cultural u oposición a la ideología de una sola bandera, un solo pueblo y una sola ideología de nación, la de Turquía, que se originó a principios del siglo XX, encontró plena expresión en el kemalismo y ha perdurado bajo el gobierno autoritario del presidente Recep Tayyip Erdoğan y su partido islamista.

Al igual que otros movimientos de liberación nacional de la década de 1970, el PKK fue originalmente fundado para ganar un Estado kurdo independiente. Buscó unir a los kurdos, cuya patria de cinco milenios, una franja de tierra conocida como Kurdistán, había sido dividida arbitrariamente entre Turquía, Irán, Irak y Siria después de la Primera Guerra Mundial. En las décadas siguientes, a menudo parecía como si estos cuatro países estuvieran compitiendo por la distinción de los que podrían infligir más sufrimiento a su población kurda. La violencia espasmódica y de pogromo a la que estos “nuevos” estados nacionales han sometido a los kurdos ha incluido ataques con gases químicos, bombardeos, reubicaciones forzosas, devastación ecológica y arrasamiento de aldeas enteras. Desde 1984, cuando el PKK inició una lucha armada, unas 40.000 personas han sido asesinadas, la mayoría de las cuales han sido kurdos. Durante todos esos años de lucha, Öcalan ha sido el líder ideológico y organizativo del PKK.

En 1999, Öcalan fue capturado en Kenia después de haber sido expulsado de Siria, donde había vivido durante veinte años. Transportado a la remota isla turca de Imrali, en el interior del Mar de Mármara, Öcalan fue juzgado y condenado por cargos de traición. Su sentencia de muerte se conmutó por cadena perpetua porque Turquía estaba tratando de ingresar a la Unión Europea, que se opone a la pena capital. Desde entonces, Öcalan ha estado confinado en una celda de prisión en Imrali, vigilado por cientos de guardias, con pocos o ningún otro preso en la isla. A pesar de su aislamiento -no ha sido visto desde abril de 2016 y se le ha negado el acceso a sus abogados desde 2011-, Öcalan sigue siendo la luz que guía el movimiento de liberación kurdo en Turquía y Siria, y por sus muchos seguidores en la diáspora kurda.

Cuando el intermediario de Öcalan, un traductor alemán llamado Reimar Heider, le escribió a mi padre en 2004, Heider le dijo que el líder kurdo había estado leyendo traducciones turcas de los libros de mi padre en prisión y se consideraba un “buen alumno” de mi padre. De hecho, Heider continuó: Él ha reconstruido su estrategia política en torno a la visión de una “sociedad democrático-ecológica” y ha desarrollado un modelo para construir una sociedad civil en Kurdistán y Medio Oriente… Ha recomendado los libros de Bookchin a todos los alcaldes de todas las ciudades kurdas y quería que todos los lean.

Resultó que después de su arresto, Öcalan tuvo acceso a cientos de libros, incluidas traducciones turcas de numerosos textos históricos y filosóficos de Occidente. Le concedieron estos libros mientras intentaba idear una estrategia legal para su propia defensa durante su juicio de traición y apelaciones posteriores: pretendía explicar sus acciones como revolucionario al examinar el conflicto turco-kurdo durante el siglo XX dentro de un análisis exhaustivo del desarrollo del Estado-nación, comenzando en la antigua Mesopotamia. Öcalan comenzó a escribir lo que se convertiría en una historia de varios volúmenes, en la que procuró proponer una solución democrática a la “cuestión kurda” que no solo liberaría al pueblo kurdo sino que también establecería una relación armoniosa entre turcos y kurdos y, de hecho, entre todos los pueblos de Medio Oriente.

Durante el curso de este trabajo, Öcalan fue influenciado por varios pensadores, incluyendo a Ferdinand Braudel, Immanuel Wallerstein, Maria Mies y Michel Foucault. Además, Öcalan había escuchado y nutrido las voces de una generación de mujeres kurdas dirigidas por Sakine Cansiz, cofundadora del PKK y una figura legendaria que sobrevivió a años de tortura indescriptible en cárceles turcas en la década de 1980 y fue alentada por Öcalan para escribir sus memorias (Cansiz fue asesinada por un agente turco en París en 2013, junto con otras dos activistas kurdas). Cansiz influyó en cientos de mujeres kurdas en la prisión y campos de entrenamiento del PKK, incluido el recientemente arrestado co-alcalde de la ciudad turca de Diyarbakir, Gültan Kişanak, quien también había sido torturada en prisión en la década de 1980. Impresionada por el sacrificio y la independencia de mujeres como estas, Öcalan ya había comenzado, en la década de 1990, a iniciar una transición dramática en el PKK de una organización militante y patriarcal empeñada en apoderarse del poder estatal a lo largo de líneas marxista-leninistas, hacia una organización que enfatizaba los valores feministas y buscó una forma de socialismo muy diferente de la asociada con la antigua Unión Soviética. Sin embargo, muchas de las características definitorias de la filosofía política que Öcalan comenzó a propugnar en la década de 2000 están firmemente arraigadas en la idea de mi padre de ecología social y su práctica política: “municipalismo libertario” o “comunalismo”.

Mi padre veía los problemas ecológicos como problemas sociales inherentemente -de jerarquía y dominación- que tenían que resolverse para abordar la crisis ambiental. “Quizás el hecho real más convincente que los radicales en nuestra era no han enfrentado adecuadamente”, escribió, “es el hecho de que el capitalismo de hoy se ha convertido en una sociedad, no solo en una economía”. El cambio social, insistió, tendría que abordar el saqueo capitalista del espíritu humano y el medio ambiente mediante el desmantelamiento de las relaciones humanas jerárquicas y la descentralización de la sociedad para que puedan florecer las formas de organización democráticas de base. Esta teoría social de Bookchin, absorbida y amplificada por Öcalan bajo el nombre de “confederalismo democrático”, ahora está guiando a millones de kurdos en su búsqueda de construir una sociedad no jerárquica y una democracia local basada en consejos.

A medida que la guerra civil siria entra en su octavo año, la mayoría de los occidentales están familiarizados con las imágenes de las Kalashnikov de los hombres y mujeres de las Unidades de Protección del Pueblo Kurdo, conocidas respectivamente como YPG, que son en su mayoría masculinas, y de las YPJ, unidades completamente femeninas.

Estas milicias han luchado y han muerto por miles en los campos de batalla de Siria como unidades líderes de las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF), la fuerza multiétnica apoyada por los Estados Unidos en la campaña contra ISIS. Menos frecuentemente reconocido es por lo que están luchando: la posibilidad de lograr no solo la autodeterminación política sino también una nueva forma de democracia directa en la que cada miembro de la comunidad tiene igual voz en las asambleas populares que abordan los problemas de sus vecindarios y ciudades, es decir, democracia sin un Estado central.

Debido a la represión en Turquía, estas ideas han llegado a su máximo rendimiento en el noreste históricamente kurdo de Siria. En 2012, las tropas del gobierno sirio del presidente Bashar al-Assad se retiraron de esta región para concentrarse en la lucha contra los insurgentes en otros lugares. Los kurdos sirios habían estado observando a sus hermanos implementar algunas de las ideas de Öcalan en ciudades mayoritariamente kurdas como Diyarbakir, al otro lado de la frontera en el sureste de Turquía; y se habían estado preparando para su oportunidad.

Comenzaron a poner en práctica las mismas ideas en tres “cantones” en Siria, Cizre, Kobanê y Afrin, que albergan a unos 4.6 millones de personas, incluidos dos millones de kurdos sirios, así como a poblaciones más pequeñas de árabes, turcomanos, siriacos y otras minorías étnicas. En estos cantones, las asambleas barriales multiétnicas dominan, y el ethos imperante enfatiza una división igual de poder entre mujeres y hombres, una perspectiva no jerárquica, no sectaria y claramente ecológica, y una economía cooperativa construida sobre principios anticapitalistas.

Los habitantes de estos cantones han realizado estas reformas frente a grandes desafíos, que incluyen una duplicación de la población en forma de refugiados de guerra de otras partes de Siria y embargos sobre alimentos y suministros desde Turquía hacia el norte y desde el Kurdistán iraquí a Oriente, donde el líder tribal kurdo Masoud Barzani supervisó durante más de una década un Estado capitalista que depende de Turquía para el comercio.

En 2014, los tres cantones establecieron su autonomía como la Federación Democrática del Norte de Siria, que se hizo comúnmente conocida como Rojava, la palabra kurda para “Oeste” (Siria es la porción más occidental del Gran Kurdistán). Aunque todavía se conoce informalmente como Rojava, los kurdos oficialmente abandonaron el nombre en 2016, en reconocimiento de la naturaleza multiétnica de la región y de su compromiso con la libertad para todos, no solo para el pueblo kurdo. La Federación Democrática (o DFNS) se basa en un documento llamado “Carta del Contrato Social”, cuyo Preámbulo declara la aspiración de construir “una sociedad libre del autoritarismo, el militarismo, el centralismo y la intervención de la autoridad religiosa en los asuntos públicos”. También “reconoce la integridad territorial de Siria y aspira a mantener la paz nacional e internacional”, una renuncia formal de los kurdos sirios a la idea de un Estado separado para su pueblo. En cambio, prevén un sistema federado de municipios autodeterminados.

En los noventa y seis artículos que siguen, el Contrato garantiza a todas las comunidades étnicas el derecho de enseñar y aprender en sus propios idiomas, abolir la pena de muerte y ratificar la Declaración Universal de los Derechos Humanos y convenciones similares. Requiere que las instituciones públicas trabajen hacia la eliminación completa de la discriminación de género, y exige por ley que las mujeres constituyan al menos el 40 por ciento de cada organismo electoral y que ellas y las minorías étnicas funjan como copresidentes en todos los niveles de la administración gubernamental. El Contrato Social también promueve una filosofía de administración ecológica que guía todas las decisiones sobre urbanismo, economía y agricultura, y ejecuta todas las industrias, siempre que sea posible, de acuerdo con los principios colectivos. El documento incluso garantiza derechos políticos a los adolescentes.

Entre los muchos desafíos a los que se enfrenta la Federación Democrática es que su experimento se encuentra en una zona de guerra. La ciudad de Kobanê y sus alrededores resultaron gravemente dañados por los ataques aéreos estadounidenses contra ISIS antes de que las YPG y las YPJ derrotaran a la milicia yihadista allí, después de una batalla de seis meses en 2014. Estados Unidos y sus aliados suministran ayuda militar al SDF pero no ayuda humanitaria y la reconstrucción de Kobanê, y muchas otras partes de la Federación devastadas por la guerra, ha sido muy lenta. Si bien los aspectos utópicos de Rojava han atraído a un par de cientos de voluntarios civiles internacionales que están trabajando en cuestiones de desechos ambientales y plantando 50.000 retoños en un esfuerzo por “volver a poner verde a Rojava”, la región sufre de escasez de agua infligida por Turquía, que ha construido enormes presas que han disminuido deliberadamente el flujo de los ríos Tigris y Éufrates a un goteo, así como asentamientos históricos inundados en el lado turco de la frontera.

Contra el telón de fondo de una sociedad entera movilizada para el esfuerzo bélico, se han presentado quejas impugnadas de niños soldados, aldeanos árabes desarraigados y otras violaciones de los derechos humanos en las zonas controladas por los kurdos. Internamente, existe el desafío de resistir a la rigidez ideológica que a menudo ocurre en los movimientos con un vocero carismático cuando las élites reclaman el manto del líder a expensas de las opiniones disidentes. Quizás lo más crucial es que aún no se sabe si Turquía, que ha declarado su deseo de destruir el proyecto de Rojava, será detenida o se le dará luz verde a través de una combinación de las tres potencias mundiales -Rusia, Irán y Estados Unidos- que compiten para ejercer control sobre Siria. Sin embargo, la intención del Contrato Social es clara: construir una sociedad democrática, descentralizada, de base, del tipo que mi padre y Abdullah Öcalan tenían en mente.

Nacido en el Bronx en 1921, la influencia más temprana de Murray Bookchin fue su abuela Zeitel, una revolucionaria rusa que emigró a los Estados Unidos después de la Revolución de 1905. Como mi padre más tarde me describió las luchas de su abuela y sus compañeras: Bajo estas banderas rojas, soñando con la emancipación humana, tenían el ideal de una sociedad sin clases, libre de explotación, y ese era su mito, su visión y su esperanza. También viviendo en este mundo preindustrial donde las familias eran básicamente familias extendidas, con un sentido de confianza mutua, se tenía una intensa vida comunitaria marcada por la ayuda mutua, marcada por una fuerte sensibilidad cultural, marcada por una visión cultural radical.

Los Bookchins tenían sus propias luchas. La madre de mi padre había sido abandonada por su marido cuando Murray era un niño; después de la muerte de su abuela, cuando él tenía nueve años, había vivido en la pobreza. Por la misma época, en 1930, se convirtió en miembro de Young Pioneers of America (Jóvenes Pioneros de América), una organización juvenil comunista. A los trece años, fue “cooptado” en la Liga de Jóvenes Comunistas. Incluso los miembros más jóvenes del partido “fueron tratados como si fueran adultos”, recordaba. Se esperaba que leyeran el Manifiesto Comunista y muchos otros textos; eran enviados a las calles para vender el periódico del partido; apoyaban los esfuerzos de los sindicatos. La Gran Depresión intensificó la “conciencia de clase” de mi padre y su compromiso con el cambio social; más de una vez, él y su madre fueron desalojados de apartamentos en el Bronx. Como un joven radical, perfeccionó sus habilidades oratorias en el crisol de debates del Parque Crotona. Mi padre más tarde recordó ese momento en la década de 1930 como “un período profundamente tumultuoso”: Es muy difícil darle una idea de hasta qué punto cada día uno siente algo nuevo, (que) algo políticamente emocionante y en cierto sentido peligroso está sucediendo. Por ejemplo, teníamos reuniones continuas en las esquinas y yo iba con mis compañeros de esquina a esquina, de reunión en reunión. Y finalmente empecé a hablar de lo que hoy podría llamarse cajas de jabón. Mientras tanto, intentaba ganarme la vida vendiendo periódicos y llevando helado sobre la espalda en Crotona Park en un tipo de enorme caja aislada -mientras era perseguido por la policía, por cierto, porque era ilegal en esos días vender helados-, que era el privilegio principalmente de pequeñas posiciones y concesiones que el departamento del parque le concedía a la gente. Así que incluso desde la edad de trece, catorce años, como trabajador, comencé a ganar mi propio pan y queso.

Aunque rigurosamente instruido en los puntos más finos de la teoría marxista por el Partido Comunista, nunca estuvo sujeto a las ortodoxias; dejando el Partido Comunista después de la firma del Pacto Hitler-Stalin, primero se convirtió en trotskista y luego en anarquista, y lo siguió siendo durante casi cuatro décadas entre los años 1960 y 1990. Eventualmente, dejó de lado ese término, también, argumentando que el anarquismo fácilmente se convirtió en una política que se enfocaba en el ejercicio personal de la libertad a expensas del trabajo duro que se requiere para construir instituciones políticas capaces de lograr un cambio social duradero.

Mi padre nunca asistió a la universidad, y como autodidacta, tal vez nunca se sintió confinado por ningún carril particular de investigación intelectual. Sus lecturas abarcaron amplia y profundamente, desde temas como la biología y la física hasta la historia natural y la filosofía. Su experiencia de trabajo industrial -como ir a Bayona, Nueva Jersey, a verter acero caliente en una fundición- solo confirmó su simpatía por el proyecto socialista. Más tarde, sin embargo, su período como organizador sindical de United Electrical Workers (Electricistas Unidos) le enseñó que era improbable que el proletariado estadounidense, preocupado por el tema del pan y la mantequilla y las reformas poco sistemáticas, fuera el agente revolucionario que Marx había predicho. Comenzó a discrepar con otros principios del marxismo, incluido su énfasis en la autoridad estatal centralizada y su insistencia en la “inexorabilidad de las leyes sociales”.

También le quedó claro a fines de la década de 1940 y principios de la década de 1950 que el desarrollo capitalista estaba en profunda tensión con el mundo natural. La contaminación del aire y el agua, la radiación, el problema de los residuos de plaguicidas en los alimentos y el impacto en ciudades de planificadores urbanos imperiosos como Robert Moses exigían,  argumentó, una reevaluación de los efectos del capitalismo que tomara en cuenta el medio ambiente del mismo modo que los asuntos económicos.

A fines de la década de 1950 y principios de la década de 1960, Bookchin discutía la devastación ecológica como un síntoma de problemas sociales profundamente arraigados, ideas que elaboró en un innovador ensayo de 1964 titulado “Ecología y pensamiento revolucionario”, que establecía la ecología como concepto político y establecía la protección del medio ambiente como una parte integral del proyecto de transformación social. En contraste con Marx, quien creía que eran las carencias de la naturaleza lo que condujo a la subyugación humana, Bookchin argumentó que la noción de la naturaleza dominante estaba precedida y derivada de la dominación humana por los humanos y que solo eliminando las jerarquías sociales -de género, raza, orientación sexual, edad y Estado-  podríamos comenzar a resolver la crisis ambiental.

Argumentó, en contra de Marx, que la verdadera libertad no se realizaría simplemente eliminando la sociedad de clases; sino que implicaba la eliminación de todas las formas de dominación. “Trágicamente”, observaría más tarde, “el marxismo virtualmente silenció todas las voces revolucionarias anteriores durante más de un siglo y mantuvo a la historia en la helada confluencia de una teoría del desarrollo notablemente burguesa basada en la dominación de la naturaleza y la centralización del poder”.

Mi padre comenzó a elaborar estas ideas en una serie de artículos a mediados de la década de 1960 con títulos como “Anarquismo Post-Escasez”, “Hacia una Tecnología Liberadora” y “¡Escucha, Marxista!”, ensayos que guiaron a una generación joven de activistas contra la guerra hacia una comprensión más profunda de los males sociales que sentían y exigían un nuevo orden social.

Durante este período, debatió e influyó en muchas figuras significativas de la izquierda, desde Eldridge Cleaver y Daniel Cohn-Bendit hasta Herbert Marcuse y Guy Debord. Presionó a los revolucionarios franceses de los acontecimientos de mayo de 1968 para que no sucumbieran a los esfuerzos del Partido Comunista por acorralar al movimiento estudiantil; empujó a los líderes del Partido Pantera Negra como Cleaver y Huey Newton a abandonar su adhesión al dogma maoísta de que las revoluciones son hechas por cuadros disciplinados guiados por un liderazgo centralizado; y se reunió con Marcuse para instar al veterano teórico crítico marxista a adoptar una conciencia ecológica más profunda.

Con los años, algunas de las teorías de Bookchin sobre grupos de afinidad, asambleas populares, eco-feminismo, democracia de base y la necesidad de eliminar la jerarquía fueron retomadas por la campaña antinuclear, los activistas antiglobalización y, finalmente, por el movimiento Ocupa. Estos grupos incorporaron las ideas de mi padre -a menudo desconociendo su origen-  tal vez porque ofrecían formas de actuar y organizarse que prefiguraban el cambio social que buscaban. En la década de 1980, su trabajo estaba influyendo en los movimientos verdes en Europa. Hoy, un movimiento de “municipalismo” basado en sus ideas está ganando impulso en ciudades de todo el mundo. Sin embargo, antes de Rojava, el nombre de Murray Bookchin rara vez se mencionaba en los informes noticiosos principales.

Mi padre se mudó del Lower East Side de Nueva York a Vermont en 1971. Tenía cincuenta años. Él y Beatrice, mi madre, se habían divorciado después de doce años de matrimonio, pero él siguió viviendo con ella durante muchos años y ella siguió siendo su compañera política y confidente por el resto de su vida. En Vermont, se hizo activo en el movimiento antinuclear, mientras lideraba la oposición a los esfuerzos del entonces alcalde de Burlington, Bernie Sanders, de instalar un gran emprendimiento comercial en el muelle de Burlington. Juntos, mis padres comenzaron con el Burlington Greens, uno de los primeros movimientos municipales en los Estados Unidos. Y fue en su casa de Burlington que escribió su gran obra, The Ecology of Freedom (La ecología de la libertad) publicada en 1982 y traducida al turco doce años más tarde.

En él, mi padre trazó el surgimiento de la jerarquía desde los tiempos prehistóricos hasta el presente, examinando la interacción entre lo que él llamó el “legado de dominación” y el “legado de libertad” en la historia humana. Junto a la tendencia de la civilización humana a estratificarse más socialmente, lo que creó enormes desigualdades y otorgó al Estado nacional un poder indebido –argumentaba-  existía una rica tradición de libertad, desde su primera aparición como palabra en las tabletas cuneiformes sumerias, hasta su uso por filósofos como Agustín y su aparición en el pensamiento antiestatista, radical y utópico de pensadores como Charles Fourier. Ese legado de libertad proporciona una visión paralela del desarrollo potencial de la humanidad que desafía la sabiduría aceptada de Marx de que el Estado y el capitalismo eran “históricamente necesarios” para el avance de la sociedad hacia el socialismo. No solo eran innecesarios, argumentó mi padre, sino que la creencia clásica marxista en el papel histórico “progresista” del capitalismo había obstaculizado la formación de una izquierda verdaderamente libertaria.

Öcalan leyó La ecología de la libertad, y estuvo de acuerdo con su análisis. En su propio libro En defensa del pueblo, publicado en alemán en 2010 (de próxima aparición en inglés), Öcalan escribió: El desarrollo de la autoridad y la jerarquía incluso antes de que surgiera la sociedad de clases es un punto de inflexión significativo en la historia. Ninguna ley de la naturaleza requiere que las sociedades naturales se desarrollen en sociedades jerárquicas basadas en el Estado. A lo sumo, podríamos decir que podría haber una tendencia. La creencia marxista de que la sociedad de clases es una inevitabilidad es un gran error.

Ilustrando los ejemplos de igualitarismo y ayuda mutua que caracterizaron a las sociedades primitivas, mi padre argumentó que el capitalismo no era el producto final inevitable de la civilización humana. Sugirió que se podría lograr una recuperación de los impulsos hacia la cooperación, la ayuda mutua y la sostenibilidad ecológica en una sociedad moderna mediante la construcción de una economía moral y ecológica basada en las necesidades humanas, fomentando tecnologías que puedan descentralizar recursos, como la energía solar y eólica, y la construcción de asambleas democráticas de base que empoderaran a las personas a nivel local.

El énfasis de mi padre en la jerarquía se convirtió en un aspecto característico de los esfuerzos de Öcalan para redefinir el problema kurdo. En The Roots of Civilization (Orígenes de la Civilización) el primer volumen de escritos de Öcalan publicado desde la prisión, él también se remontó a la historia de las primeras sociedades comunitarias y a la transición al capitalismo. Al igual que Bookchin, celebró la formación de las primeras sociedades en la gran Mesopotamia, cuna de la civilización y cuna del arte, el lenguaje escrito y la agricultura. Nos recordó que los poderosos lazos de parentesco que siguen siendo parte integrante de la vida familiar kurda -las relaciones tradicionales de familias extendidas y la cultura popular- pueden proporcionar una base para una nueva sociedad ética que combina los mejores valores de la Ilustración con un enfoque comunitario y sensibilidad ecológica.

Öcalan va más allá de Bookchin en el significado que le da al patriarcado. Mi padre había examinado cómo se originaron las jerarquías a partir de la necesidad de los ancianos en la sociedad para conservar su poder a medida que envejecían, institucionalizando su estatus en la forma de chamanes y más tarde sacerdotes, un proceso que incluía la dominación de las mujeres por los hombres. Sin embargo, Öcalan ve el patriarcado como una característica definitoria de la civilización humana. “La historia de la civilización de 5000 años de antigüedad es esencialmente la historia de la esclavización de la mujer”, escribió en un folleto titulado Liberando la vida: la revolución de la mujer (publicado en inglés en 2013). “La profundidad de la esclavitud de la mujer y el enmascaramiento intencional de este hecho está estrechamente relacionado con el aumento dentro de una sociedad del poder jerárquico y estatista”. Deshacer estas relaciones de poder institucionales y psicológicas arraigadas requerirá, en opinión de Öcalan, una nueva visión de sociedad, y un profundo conocimiento personal por parte de los hombres.

El interés de Öcalan por la liberación de la mujer fue anterior a su paso por Imrali, y nunca fue simplemente una cuestión teórica. A fines de los años ochenta y principios de los noventa, las mujeres kurdas tanto de Siria como de Turquía, donde sufrían una represión particularmente dura a manos del Estado turco, se estaban uniendo cada vez más a las filas del PKK. Dejaron sus pueblos y ciudades para viajar a los campos de entrenamiento del PKK en el valle de Bekaa en el Líbano y las montañas Qandil de Iraq. Estas mujeres ayudaron a engrosar las filas de los combatientes del PKK a 15.000 en 1994, con una cantidad de mujeres que representan aproximadamente un tercio de la fuerza. De acuerdo con el énfasis del PKK en el estudio y la educación, estas mujeres, mientras se formaban como guerrilleras, también leían textos feministas y otros textos radicales. Öcalan, que ya había estado reevaluando el problema de la personalidad del “macho dominante” en el PKK, apoyó sus demandas de igualdad de derechos, una organización de milicianas separada y sus propias instituciones. Como explica Meredith Tax en su reciente libro Un camino imprevisto: Las mujeres luchan contra el Estado islámico, la creación de las unidades femeninas del PKK fue crucial para “dar a las mujeres la confianza y la experiencia de liderazgo que les permitió  dar el salto a un ejército de mujeres completamente separado”.

Como Bookchin años antes, Öcalan también se había desilusionado con el socialismo estatal. “No miren a la Unión Soviética como el Dios del Socialismo y el último Dios sin más”, le dijo a un entrevistador en 1991. “El sueño de una utopía socialista no es solo marxista-leninista. Es tan viejo como la humanidad”. Persuadido (Öcalan) cada vez más de que el Estado en sí era el problema, comenzó a replantear el objetivo de su movimiento no como una nación kurda sino como una entidad democrática autónoma y autorregulada dentro de una federación que daba una autonomía similar a todos sus grupos de sujetos: un tipo de sistema político muy diferente de cualquier otro que exista en Oriente Medio o casi en cualquier parte.

“El Estado-nación nos hace menos que humanos”, escribió Bookchin en su ensayo de 1985 Repensando la ética, la naturaleza y la sociedad. “Nos domina, nos engatusa, nos despoja de poder, nos despoja de nuestra sustancia, nos humilla, y con frecuencia nos mata en sus aventuras imperialistas… Somos víctimas del Estado-nación, no sus constituyentes, no solo física y psicológicamente, sino también ideológicamente”. Öcalan llegó a compartir esta opinión; en 2005, emitió una Declaración afirmando que “la raíz política de la solución de una  nación democrática es el confederalismo democrático de la sociedad civil, que no es estatal”. Más bien, debe basarse en la “unidad comunal”, una organización ecológica y social, y en una construcción económica que no “apunte a obtener ganancias” sino que satisface las necesidades colectivamente determinadas de las personas que viven allí. El documento sirvió como una perspectiva que esperaba que abarcara todo el Kurdistán, incluidos los 6 millones de kurdos en Irán y un número similar en Iraq.

Aquí, Öcalan se hizo eco del programa de mi padre en The Rise of Urbanization and the Decline of Citizenship (“El auge de la urbanización y el declive de la ciudadanía”, más tarde titulado Urbanization Without Cities -“Urbanización sin ciudades”-), que Öcalan había leído en prisión y recomendado a los alcaldes de Bakur en el sureste de Turquía. En este volumen, mi padre rastreó la historia de la megalópolis urbana, desde Atenas hasta la Comuna de París y más allá, en un esfuerzo por “redimir la ciudad, al visualizarla no como una amenaza para el medio ambiente sino una comunidad singularmente humana, ética y ecológica” que pudiera ser regenerada como el espacio de una nueva política de democracia asamblearia, un “arte en el que cada ciudadano es plenamente consciente del hecho de que su comunidad confía su destino a su probidad moral y racionalidad”.

“La ciudad”, escribió, debe “concebirse como un nuevo tipo de unión ética, una forma de empoderamiento personal a escala humana, un sistema participativo e incluso ecológico de toma de decisiones y una fuente distintiva de cultura cívica”. Argumentó que al practicar una política radical basada en los municipios, las personas pueden, en efecto, crear una nueva sociedad democrática dentro del caparazón de la vieja, arrebatando el control del Estado central.

Estas ideas “comunalistas” se han puesto en práctica en las ciudades y pueblos de la Federación Democrática del Norte de Siria. Un elaborado sistema de democracia del consejo que comienza a nivel de “comuna” (asentamientos de entre treinta y cuatrocientas familias). La comuna envía delegados al vecindario o consejo local, que a su vez envía delegados al nivel del distrito (o ciudad) y finalmente a las asambleas regionales. Los ciudadanos atienden los comités de salud, medio ambiente, defensa, mujeres, economía, política, justicia e ideología. Todos tienen derecho a opinar. Y de acuerdo con las ideas de Öcalan sobre asuntos relacionados con las mujeres, los consejos de mujeres tienen el poder de anular las decisiones tomadas por otros consejos cuando el asunto se refiere específicamente a los intereses de las mujeres.

Aunque el PKK sigue siendo la principal fuerza de oposición para la mayoría de los kurdos que se oponen a las políticas del presidente Erdoğan de Turquía, ha habido divisiones dentro del movimiento, especialmente a mediados de la década de 2000 cuando Öcalan comenzó a implementar seriamente el confederalismo democrático. Sin embargo, es un testimonio del carácter de su liderazgo, que ha soportado casi dos décadas de prisión, que una gran mayoría de los kurdos haya seguido el camino que él estableció. A pesar de todo esto, el PKK, debido a Estados Unidos y a la Unión Europea, permanece en las listas negras de organizaciones terroristas, y los medios occidentales inexplicablemente persisten en llamar marxista – leninista a Öcalan y al PKK, más de una década después de que se ha renunciado formalmente a esa ideología, tanto en la práctica como en miles de páginas escritas por Öcalan.

***

Al  momento de celebrarse las elecciones de junio de 2015 en Turquía, el PKK había declarado un cese al fuego unilateral y la evidencia de su compromiso con la democracia popular estaba en pleno florecimiento en las ciudades y pueblos kurdos del sudeste de Turquía, donde las mujeres trabajaban como alcaldesas y todas las áreas de la administración de la ciudad. En esas elecciones, el Partido Democrático de los Pueblos (HDP, por sus siglas en turco) liderado por los kurdos,  ganó el 13 por ciento de los votos, convirtiéndose en el tercer partido más grande en el parlamento de Turquía. En resumen, Erdoğan detuvo las negociaciones de paz que habían comenzado con Öcalan en 2013 y lanzó un ataque sostenido contra la región kurda. La campaña militar y la resistencia del PKK provocaron la muerte de cientos de personas, con miles más de encarcelados, entre ellos, Selahattin Demirtaş, el carismático líder del HDP que ahora se postula para presidente desde su celda en la elección anticipada convocada por Erdoğan para el próximo 24 de Junio.

El 24 de mayo, el Tribunal Permanente de los Pueblos con base en Roma, establecido en 1979 para continuar el trabajo del Tribunal Russell (que había investigado crímenes de guerra en Vietnam), determinó que el PKK no era un grupo terrorista sino combatiente en un “conflicto armado no internacional” y declaró a Erdoğan personalmente, culpable de crímenes de guerra contra el pueblo kurdo por no cumplir con los Convenios de Ginebra durante un período de dieciocho meses entre junio de 2015 y enero de 2017. En una decisión anunciada en el Parlamento Europeo con sede en Bruselas, el tribunal también declaró a Turquía culpable de operaciones de bandera falsa, “asesinatos selectivos, ejecuciones extrajudiciales, desapariciones forzadas”, la destrucción de ciudades kurdas y el desplazamiento de hasta 300.000 civiles además de “negarle al pueblo kurdo su derecho a la autodeterminación mediante la imposición de la identidad turca y la represión de su participación en la vida política, económica y cultural del país”. El Tribunal instó a la reanudación de las negociaciones de paz con los kurdos en Turquía, y también pidió a Turquía que detenga todas las operaciones militares contra los kurdos en Siria.

La insistencia de Turquía de que los kurdos sirios también son “terroristas” debido a su afiliación ideológica con Öcalan ha obligado a los Estados Unidos a caminar en una línea delgada: apoyar a las YPG y las YPJ como parte de las Fuerzas Democráticas Sirias, y negar sus vínculos con el PKK, mientras se mantiene que el PKK en Turquía es un grupo terrorista. El resultado ha sido que mientras los oficiales militares estadounidenses apoyan desde lo discursivo a los kurdos como “nuestros mejores socios sobre el terreno” en la lucha contra ISIS en Siria, el Departamento de Estado ha hecho la vista gorda ante las implacables violaciones de derechos humanos de Erdoğan, haciéndose eco de su retórica de que el PKK debe ser destruido, una política que los kurdos dicen que equivale a la aprobación tácita de una guerra contra todos los kurdos.

Esta política de Estados Unidos, junto con el casi silencio de los líderes estadounidenses y europeos sobre los ataques del gobierno turco contra sus ciudadanos kurdos entre 2015 y 2017, pudo haber animado a Erdoğan a enviar sus fuerzas y las milicias del antiguo Ejército Sirio Libre, incluidos yihadistas y ex combatientes de ISIS, al cantón de Afrin en Siria el 20 de enero. Se estima que 170.000 personas han sido desplazadas de Afrin; muchos están sin hogar y al día de hoy duermen a la intemperie. Lo que una vez fue un remanso de paz y multiculturalismo, un lugar donde las mujeres ocupaban el 50 por ciento de las oficinas públicas, ahora está bajo asedio. Se han recibido informes de secuestros de mujeres y niñas, de desalojos de kurdos de sus hogares y negocios, y de la imposición parcial de la ley Sharia. En esto, Turquía ha recibido el apoyo tácito de los Estados Unidos, que se ha negado a enfrentarse a Erdoğan en nombre de sus aliados kurdos. La devastación resultante ha sido tristemente subestimada por los medios estadounidenses.

Mi padre murió el 30 de julio de 2006, a la edad de ochenta y cinco años, unos dos años después de que los intermediarios de Öcalan lo contactaran. La artritis le había impedido sentarse ante una computadora y escribir, por lo que su correspondencia con Öcalan terminó después del intercambio de un par de cartas de cada lado. En su última carta, mi padre envió sus mejores deseos a Öcalan y escribió: Mi esperanza es que el pueblo kurdo algún día pueda establecer una sociedad razonable y libre que permita que su brillantez vuelva a florecer. Tienen la suerte de contar con un líder del talento del Señor Öcalan para guiarlos.

Tras la muerte de Murray Bookchin, el PKK emitió una declaración de dos páginas que lo aclamó como “uno de los mejores científicos sociales del siglo XX”. “Nos presentó al pensamiento de la ecología social, y por eso será recordado con gratitud por la humanidad”, escribieron los autores de la declaración. “Nos comprometemos a hacer que Bookchin viva en nuestra lucha. Pondremos esta promesa en práctica como la primera sociedad que establece un confederalismo democrático tangible”. Si mi padre hubiera vivido para ver sus ideas representadas en Rojava y en el sudeste de Turquía, se habría sentido profundamente conmovido al saber que su espíritu revolucionario había renacido entre una generación del pueblo kurdo. Hubiera querido que Rojava fuera una instancia histórica más del deseo de libertad que él mismo sentía tan profundamente y a la que dedicó su vida.

FUENTE: Debbie Bookchin (periodista y autora; coeditora del libro de ensayos “La próxima revolución: las asambleas populares y la promesa de la democracia directa”, 2015, escrito por su padre, Murray Bookchin. Coautora junto a su marido Jim Schumacher de “El Virus y la vacuna: vacuna contaminada, cánceres letales y negligencia gubernamental”, 2004). / The New York Review of Books / NYR Daily / Traducción: Nathalia Benavides

Anuncios

Distrae y Reinarás:

El mundial y la reforma.

Cuando el Estado busca imponer medidas económicas o políticas, que se saben que van en contra del sentimiento de la sociedad, trata de llevarlas adelante en momentos en que lxs ciudadanxs se encuentran con su atención plenamente enfocada en otra cosa. Ejemplo de esto lo podemos encontrar todos los años en Enero, donde muchxs andan vacacionando, y aprovechando esto los gobiernos se apuran a sancionar las leyes mas perjudiciales para la calidad de vida de lxs habitantes, porque saben que encontraran una resistencia bastante tenue en comparación con el resto del año.
En esta lógica se enmarca la intención de tratar la reforma laboral en tiempos del mundial de fútbol (que estaría arrancando el 14 de junio). Se entiende las molestias que se toman en esconder sus acciones tras la distracción masiva que el evento deportivo implica para este pueblo y para muchos pueblos del mundo. Si así no fuera, probablemente sufrirían una reacción similar a la que se vivió en la sanción de la reforma previsional; donde una multitud con espíritu combativo, en repudio a la estafa que se estaba cocinando puertas adentro, invocó una lluvia de piedras en las inmediaciones del congreso. Y a pesar que la ley, de forma impúdica y con amparo necesario del brazo armado del Estado, fue sancionada igual, también fue demostrando un rechazo inflexible por parte del pueblo al robo hacia los jubilados que la reforma implica. Esto es lo que se intentan evitar, y tal vez lo consigan, al poner la firma al misma tiempo que las emociones populares están canalizadas en gritos de gol.
Este mecanismo para hacer pasar desapercibidos anuncios y controversias ha sido aprovechado todas las veces que se pudo. Como algunos ejemplos podemos nombrar el reconocido caso del mundial del ‘78; que mientras se jugaba la final contra Holanda en el estadio de River, a pocos metros, en la ESMA, los dictadores estaban torturando compañerxs. También en el mundial de 1982, un día después del debut del equipo nacional, se anuncio la rendición en la guerra de Malvinas, dejando un saldo de 900 muertes y 2000 heridos pero acallado por las resonancias del partido. Otro caso fue en el mundial del 2010 cuando la distracción se aprovechó para desalojar y procesar a manifestantes que cortaban el puente internacional de Gualeguaychu, en protesta por la instalación de la pastera Bosnia, y que luego de esto consiguió su aprobación. Ademas en el mundo hay innumerables ejemplos de esta mecánica, nombrando por ejemplo Mexico, durante el mundial 2014, donde el gobierno impulso una reforma energética que permitió las inversiones extranjeras sobre un petroleo que estaba estatizado y a la vez introduciendo el Fracking como método de extracción.
Siempre usando el silenciador del mundial para que no resuenen polémicas. Ahora es el turno de la reforma laboral, ¿pero que implica realmente?
La reforma cuenta con una serie de puntos que tal vez se intente ir aprobando de a poco pero que podemos resumir en:
– Flexibilización de la jornada laboral, pudiendo aumentar de 8 a 10 horas y eliminando el concepto de horas extras pagas al cambiarlo por una compensación horaria que puede decidir el empleador.
– Con respecto a las indemnizaciones, ademas de disminuir por no tener en cuenta aguinaldo o cualquier bonificación complementaria, también se crea el fondo de cese laboral donde lxs trabajadorxs aportan y se pagan sus propias indemnizaciones.
– El empleador deja de tener responsabilidad sobre trabajadorxs despedidos por empresas contratadas, es decir tercerizados.
Se validan nuevas formas de contratación precarizadas como las pasantías y lxs trabajadorxs ‘autonomxs’.
El empleador puede cambiar la condiciones del contrato de trabajo unilateralmente.
Y en general simulando que se trata de una relación entre iguales; dice Triaca, el ministro de trabajo, ‘el propósito es generar vínculo entre trabajadores y empleadores que priorice el consenso y no el conflicto entre las partes’; invisibilizando asi la relación de dependencia y explotación de lxs trabajadorxs con respecto a los patrones, y acuñando la famosa mentira de la ‘paz social’.
Estas reformas laborales antiobreras se están dando en varias partes del mundo, pero quizás el caso mas significativo (y extremo) es el de Brasil, donde hubo cerca de 100 medidas aprobadas. Entre ellas se eliminan las convenciones colectivas de trabajo , los períodos de vacaciones son más fragmentados, se amplía formalmente el plazo de la jornada hasta 12 horas diarias, se dispone que el tiempo de transporte no se computará como parte del día laboral, se reduce el tiempo de descanso, se incluye a las mujeres embarazadas como parte de la fuerza laboral activa y se avalan los despidos sin beneficios indemnizatorios. Y en general el riesgo en el trabajo es asumido por lxs trabajadorxs sin responsabilidades para los empleadores.
También en Europa suenan los resoplos de trabajadorxs viendo aumentar su explotación, con contratos de cero horas, extensión de las jornadas, menos vacaciones, y despidos baratos y sin obstáculo.
Francia, por ejemplo, incluye negociaciones trabajador-empresa sin sindicatos, hay rebaja en las indemnizaciones y se posibilita el despido ante eventuales pérdidas de las corporativas o incluso menores ganancias. Estas medidas fueron y siguen siendo rechazadas por la población que protesta y aprovecha ocasiones como la del 1ro de mayo para levantar una revuelta contra la reforma.
El futuro de los países que implementan este tipo de medidas se puede leer en Portugal, España y Grecia, donde luego de un tiempo el desempleo aumentó y la economía entró en crisis.
Puntualmente en Portugal se implementaron 3 días menos de vacaciones, 4 feriados menos, recorte en las indemnizaciones y la posibilidad de despido “por inadaptación al puesto de trabajo’’
Mientras que en España los puntos de la reforma fueron similares; por decreto Rajoy consiguió recortar los días de indemnización, dar mayor discrecionalidad en las causas de despido. También se puso fin a la ultra-actividad indefinida de los convenios, es decir su prórroga automática cuando vencen, y establece que las partes deberán negociar un nuevo convenio en el plazo máximo de dos años, tras la cual dejará de estar vigente 
Aunque no hay que ir tan lejos, con tan solo repasar nuestra historia vemos como en el 2000 en Argentina se trazó un camino economico-politico parecido. El eje de aquella reforma fue la ampliación de los periodos de prueba de un mes a un año, con posibilidad de despido sin aviso e indemnización; la descentralización de los convenios colectivos y la eliminación de los convenios de ultra-actividad. Luego todos vimos el resultado.
Es por todo esto que no podemos permitir un retroceso de los derechos laborales que nos ha llevado innumerables luchas conquistar. Lxs compañerxs que vivieron en el pasado y dejaron sus vidas peleando por la dignidad así nos lo reclaman. Esta reforma supondría un retroceso en las condiciones laborales que se asemejaría a las de principio de siglo. Nunca olvidemos que a pesar de que nuestro reclamo histórico subraya la necesidad de abolir el salario, nuestro empuje ha permitido mejorar la calidad de vida de millones de trabajadores. No es lo mismo para una persona tener 2 horas libres por día que no tener ninguna; el desarrollo de las artes y el pensamiento critico se opacaría, y ellos lo saben, y es una de las razones por las que lo impulsan. No todo es directamente económico, también es una embestida anímica.
Sin caer en purismos sobre el fútbol, la distracción que implica para la sociedad, la exaltación del nacionalismo mas berreta, y el negocio internacional que implica, cada unx es consciente si le gusta el fútbol como deporte o no, si le gusta practicarlo o mirarlo. Ningún deporte es malo en si mismo. Pero sí debemos permanecer enfocados en el contexto político en el que nos encontramos, e impedir que manipulen con facilidad a nuestrxs compañerxs pobladorxs en esta región con un sentimiento futbolero tan marcado. 
La propuesta concreta es resistir la reforma a como de lugar. Que se sienta el malestar social, que no haya forma que nos invisibilicen. Demostremos que hay un pueblo consciente, con tradición combativa, y que los medios de comunicación no nos tienen a todos en la palma de su mano. Alcemos la voz, que no quede nadie sin enterarse del tratamiento de la reforma en tiempos de mundial. Alcemos el brazo, porque solo la acción organizada puede irrumpir en la superficie velada de nuestra sociedad que proclama la paz social mientras mantiene una guerra de clases encubierta. 
Si hay algo mundial no es este megaespectáculo deportivo, si hay algo mundial son los problemas que nos recorren a todxs como trabajadorxs, la miseria que el capitalismo sostiene en todos los países, las condiciones de vida indignas de tantos, la falta de libertad que marca nuestras vidas, y como si fuera poco también la falta de respeto hacia la sustentabilidad del planeta que incluso pone en jaque nuestra supervivencia como especie. Si hay una sensación internacional que importa son las personas conscientes dispuestas a no aceptar este orden de cosas irracional y ecocida.
Contra la reforma, contra Macri, contra los Estados, contra el Capitalismo.
Por el bien de los pueblos, por la Igualdad, por la Libertad.
Salud!

Derecho a la dignidad.

Aborto seguro, legal y gratuito.

Tras innumerable cantidad de intentos fallidos por asomar en el Congreso, un debate que ocupo extensas jornadas y al menos 15 plenarios con 724 ponencias exponiendo sus firmes argumentos, el Proyecto de Ley de Interrupción Voluntaria de Embarazo pisa los talones de una votación que puede resultar histórica para una sociedad que al día de hoy logra movilizarse por un distanciamiento de los antiguos modelos clericales que atrasaron los anhelados ideales de igualdad por décadas, esos que mientras la marea verde tomaba las calles, obligaban niñas a ser madres jurándoles una falsa felicidad de la mano de alguien cuya familia aún no pudo explicar donde están todos esos compañeres y sus hijes que hace 42 años se llevaron.
 A pesar de las numerosas reformas que todos  los manuales de derechos y penalidades han sufrido, los artículos 85, 86, 87 y 88 del Código Penal Argentino -que castigan desde el intento de interrupción de gestación hasta la práctica de ello por parte de profesionales – se encontraron casi siempre resguardados de intervención por el aura sagrada que el cuerpo y el destino (impuesto) de les gestantes representaron para un pueblo que muy lejos estuvo de pronunciarse laico. Sin embargo, aunque se digan pocas, no se dejan de lado las intervenciones que estos artículos sufrieron desde la primera concepción de dicho código en 1886, que alternaron únicamente en cuándo debía penarse a la mujer, coincidiendo todos en el hecho de que una persona debe de decidir sobre su futuro sin sufrir consecuencias cuando el embarazo fuese fruto de una violación, o si se le consideraba insane mentalmente. En 2012 la Corte Suprema declaró el fallo FAL que es un poco más de lo mismo, permitidos por abuso, solo que ya no se precisaba de un extenso proceso judicial; llegando finalmente al protocolo ILE de 2015, que recupera las nociones del fallo FAL, adhiriendo cuestiones como el del peligro que corre la salud del gestante y considera aspectos físicos, sociales y psíquicos como puntos relevantes para la decisión y que se encuentra vigente al día de hoy.
 Yendo a una gran escala, en los países donde el aborto se despenalizo y legalizó, la tasa de muerte materna descendió hasta ser casi nula, mientras que, en Argentina se realizan aproximadamente medio millón de abortos anualmente, y a pesar de redondearse el número de muertes por el mismo en 45 es claro que el numero trasciende las barreras de lo imaginable, basta con pisar una movilización para ver los carteles de madres, amigues y conocides, pidiendo justicia por elles. Pero justamente, cuando hablamos de clandestinidad no existe organismo que pueda constatar algo preciso, e igual invito a cuestionar: ¿Realmente importa el número? ¿No debería alertar qué se hable de muertes? Muertes de gente que no se ubica en la esfera social más visible, grupos vulnerables y marginados, mujeres con recursos bajísimos, gente que poca información sobre educación sexual tuvo a su alcance, personas que no encajen en el espectro cisgénero; todes aquelles que en silencio deben de acudir a clínicas en condiciones paupérrimas o practicas insalubres para evitar un destino que termina siendo aún mas fatal cuando les convierten en una cifra más dentro de una estadística que jamás verá la luz; sin dejar de lado a aquellas personas con los recursos económicos para realizarlo de forma segura, que deben cargar con el silencio por el temor a la vergüenza, a la condena social.
 No debe de confundirse con un debate moral, nadie debe ser capaz de opinar más que aquella persona que lo deba practicar. No exigimos al ausente estado que nos contenga luego de atravesar situaciones que pueden resultar traumáticas, exigimos al inoperante estado que se haga presente donde debe estarlo, que cumpla con las leyes sobre educación sexual integral ya pactadas, que mantengan en condiciones las pocas centrales de salud y las abastezcan con todos aquellos métodos anticonceptivos existentes de manera gratuita, y por sobretodo que dejen de hacer caso omiso a una lucha que no es de vida o muerte, porque en ella literalmente nos encontramos muriendo, que se hagan con la idea de nuestra condición de seres pensantes y dignos , que nos den los medios para instruirnos, para cuidarnos y para decidir cuándo terminar algo que nunca quisimos que comience, que dejen de lucrar con nuestros cadáveres. 
¿Por qué debe obligarse a alguien a parir?, se nos arrebato la posibilidad de elegir a menos que alguien haya pisoteado nuestros derechos y poseído nuestros cuerpos a contra voluntad, se nos permite elegir como premio consuelo frente a un nuevo ultraje de un sistema capitalista y patriarcal que luego nos dará la espalda y juzgará.
Que este 13 de Junio las calles sean nuestras, que nuestros cuerpos realmente nos pertenezcan, no seamos sagradas fuentes de creación para una sociedad a la que nunca acordamos complacer, que el futuro sea verde, rojo, violeta, negro, pero no impoluto blanco clerical. Y por sobretodo, que los abrazos no carguen lagrimas de dolor por otre compañere obligade a parir o fallecide en el intento de evitarlo, sino que de felicidad por estar todes, libres y acompañándonos, de manera segura, legal y gratuita.

M.

El Orejano N°10, Junio 2018

Ya salió el periódico, Tanto en su formato papel como digital;

El número 10 de El Orejano contiene las siguientes temáticas que están escritas desde varias perspectivas del anarquismo:

► Distrae y reinaras, El mundial de fútbol y la reforma Laboral.

► Están matando la libertad de expresión.

► Deconstrucción para la reconstrucción

►Anarquismo y cristianismo.

►Pañol de Herramientas: El trabajo, ¿a que le dedicamos nuestra vida?

► La prohibición de Glifosato.

►Una mural, una mirada.

► Del diario, poemas compañerxs.

► Derecho a la dignidad.

 

 

Se puede descargar o leer en su formato virtual, o en su formato físico conseguirlo en los lugares amigxs, también contactarnos por alguna de nuestras redes y lo haremos llegar.

Invitamos cotidianamente a escribir y a participar, como tambien exclusivamente a abrir el debate.

 

El Orejano N° 10, (Online)

El Orejano N° 10, Descargar

 

Salud y Anarquía!

Como vivir en Anarquía es cosa nuestra

Por Yulia Lilith febrero 2017

Desde algún lugar del sur de Sudamérica

Sé que hay mucho por leer y mucho más por ganar y hacer en cuanto a la praxis anarquista vital. No es con memes, post, eventos en feisbuk, debates bizantinos, ni puteando permanentemente a los gobernantes, a lxs fachxs y/o a lxs “troskxs” solamente, que las ideas libertarias se transformen en acciones mágicamente.

Instala una pequeña anarquía”

Acción directa no es sólo salir a una marcha de cualquier tipo por cualquier motivo, onda Black Bloc o no. El black Bloc es una estrategia que se da en muchos países hace años, es organizada, pero también es sólo una arista de manifestar en las calles la disconformidad. Romper vidrios, prender hogueras, quemar banderas, autos, rayar paredes, acciones directas iconoclastas, encauzadas simbólicamente contra lo material que representa al capitalismo en general, y todo lo que se cruce, defenderse de la yuta con valentía, atacar a la yuta con valentía, son acciones directas valiosas, respetables, necesarias. Terroristas, dicen los medios masivos, terroristas encapuchados causaron disturbios, interrumpieron el tránsito, la “paz social”. La paz es para los sepulcros. Los sepulcros en vida y en muerte diaria que instala el maldito sistema. Las mentiras que instalan los medios y el miedo que se instala en la sociedad, ante esos “terroristas.”

En las calles se pone en juego la vida, las ideas, las acciones. Siempre y cuando estén sustentadas en una mínima organización, objetivos bien claros y el modo de alcanzarlos, fundamentos de qué y cómo hacer, qué y cómo seguir haciendo, de forma consensuada, horizontal, luego que las hogueras quedan en cenizas, los vidrios rotos, los heridos, los muertos, los presos que caigan en la revuelta… por eso insisto, esas acciones son, a mi humilde entender, valiosas, impactantes, necesarias, ya que demuestran que muchos no aceptamos el mundo como está dado y estamos dispuestos a destruir para construir. Personalmente no se me ha dado la posibilidad pero sé que participaría con todo lo que ello implica. He participado en muchas marchas por muchas causas, he ido sola. He corrido de la policía, cobardemente. Lxs que lloran por los vidrios rotos, por las paredes rayadas, que vayan a llorar al campito, si es que aún queda.

Otras acciones directas que considero muy efectivas son las pintadas callejeras. Sean diferentes estilos de graff, murales artísticos o frases de paso nomás, que te dejan pensando en las junglas de las ciudades y los pueblos. El hecho de que en muchos lados hacer graff esté penado con multa o cárcel, denota y connota que jode al stablishment. Las paredes hablan, instalan expresiones diversas en las junglas de cemento. Pintar, pintar donde dice “prohibido fijar avisos”, tapar pintadas o carteles publicitarios o de partidos políticos con arte, creatividad, con humor, con audacia, intervenir las ciudades así, me pinta muy efectivo. “Propaga la idea.” Y al que no le gusta, se jode. Es más, en donde vivo y otro lugar que he vivido, en los lugares que conozco, desde que recuerdo, estoy siempre atenta a las pintadas callejeras. El sólo hecho de irrumpir la rutina cotidiana, es válido.

Igual, crece desde el pie, de los pies a la cabeza. La anarquía surge en la mente de las personas, por sí misma, una vez que madura, lo cual es infinito porque todos los días aprendemos algo nuevo y desaprendemos algo viejo que nos damos cuenta que no sirve, una vez que es una firme convicción en una mente, el mundo como está dado, lo vemos desde otra perspectiva. Nos posicionamos fuera de la matrix. La lucha es de igual a igual primero contra unx mismx, y eso es ganarla. La cabeza y el corazón, las acciones, el modo de relacionarnos con las personas, ya apuntan, desde el rincón del mundo en donde estén nuestros huesos, a otra cosa “la vida está en otra parte.”

El cómo vivir en Anarquía es cosa nuestra, está en nuestras manos, es nuestra construcción, no viene en un manual. De fondo, el estado, las multinacionales, lxs boludxs y lxs hijxs de yuta que son legión. Están para joderlos, para molestarlos, a lxs boludxs capaz para avivarlos, pero si están cómodos en su boludez, y bueno, al menos, detectarlxs. La cosa es hacerles notar que el miedo tiene que cambiar de bando. Un trabajo permanente, de hormiga desde el lugar que cada unx está y lo que haga en la vida. Por decir, sea haciendo malabares en las calles o de laburante asalariado haciendo malabares también, todo el tiempo, o desocupadxs; laburando con niños y adolescentes en malditas escuelas públicas, en salud con mínimos recursos, pintando paredes, rompiendo vidrios, tomando propiedades, yendo a marchas, desde todas las ramas del arte, desde todos los oficios, profesiones, actividades que elegimos o que nos toca, plantar la semilla, que ya la plantaron unxs cuantos hace siglos, cuidarla, regarla. Que el árbol tarda años en crecer y dar frutos, pero si las raíces son firmes, vale la pena y la alegría.

Ya plantear que el estado está en agonía, sólo que sigue con sus tentáculos y con el capitalismo se retroalimentan. ¿No cayeron imperios acaso? El estado está muerto en cuanto lo asesinamos en nuestras mentes, en cuanto no dependamos ni le pidamos nada, en todo caso, si se trabaja en instituciones estatales, se hace lo que se puede, y se hace moneda, seguimos en el maldito sistema capitalista. El estado está muerto en cuanto no esperamos nada bueno de este sistema, está muerto porque está agusanado, podrido, vetusto, corrupto. Si dejamos de depender del estado, de pagar impuestos, boicoteamos a las empresas multinacionales, ponele.

Si dejamos de seguir a los medios masivos, o sólo verlos de vez en cuando a ver de qué la van, en qué patraña andan, cuál es la “agenda” del día, para no vivir en un tupper. Esos medios de mierda, sólo relatan las instancias de las basuras que gobiernan, de los poderosos, le son meramente funcionales y hablan de “la gente” como una entidad aparte, homogénea. Son amarillos y chorrean sangre, meten miedo, mierda y mentiras, hoy la portada, último momento, y mañana pasamos a otro tema, “un tornado arrasó a tu ciudad y a tu jardín primitivo pero no, mejor no hablar de ciertas cosas.” Imponen su “agenda” en las cabezas de la gente, y obvio, editan y eligen, qué mostrar y qué no, laburan de una para sostener al stablishment, aunque de vez en cuando haya periodistas jugadxs, yo qué sé.

Trabajemos por fuera, de modo alternativo, verdaderamente cerca de la gente, escuchando, comprendiendo sus genuinas necesidades y problemas, estar ahí, no para hacer número ni inyectar “el ideal anarquista”, sí brindando ayuda, herramientas, ideas, actos, espacios, para mejorar la vida, para enfrentar la muerte permanente, en vida, y por todos los medios, el sistema nos asesina, nos aniquila, de a poco, con injusticia, indignidad, mentiras, o a balazos, o como sea.

Algunas cosas que se me vienen ahora a la mente y ya son hechos en desarrollo: desde huertas comunitarias, bolsas de trabajo, trueque, cultura, arte, educación libertaria, prensa y cualquier otro medio de comunicación alternativo. Compañía de millón de formas en luchas, siempre con respeto, jamás imponiendo modus operandis, propagar, informar sobre temas candentes que no tienen tanta o ninguna “agenda” en los medios masivos, promover la autogestión. Las bibliotecas fueron fundadas en Argentina, que yo sepa, la mayoría, por anarquistas, y eran centros culturales populares de primera mano. El deporte, la concientización sobre los irreparables daños ambientales que vienen produciendo las multinacionales y empresas nacionales en connivencia macabra con todos los gobiernos, sean del partido del colorcito que sean. Si ya hay daños irreparables, frenar los que se siguen desarrollando. Es vital la cuestión ambiental, no es un snobismo chic, ni tampoco es algo que escape a la política, tal cual está dada. Y muchos temas más. Sólo nombré algunos a grandes rasgos.

Consideremos también, que hay muchos temas instalados en “la opinión pública”, muchos de los cuales son pura gilada, y otros son importantes y vitales, sí, pero hay que tener mucho ojo desde dónde y cómo se plantean, muchas veces, en causas genuinas se meten solapadamente o a ojos vista, gente militante de tal o cual partido político, sí, una causa muy noble, pero muchxs se aúpan a esas nobles causas, sí, ponele que de buena fe les interese, pero la toman como caballito de batalla en la arena política del momento, y tienen amnesia total y completa, que muchas de esas causas por las que se lucha hoy, cuando fueron gobierno, fueron ellxs mismos quienes las propiciaron, las dejaron suceder, quienes sacaron rédito y lo siguen sacando, un verdadero asco.

El arte, los oficios, la rebeldía, la disconformidad, el feedback permanente. El respeto a “la gente”, no como los políticos y los medios masivos berretas, que se cagan, con una mueca de sonrisa, en la gente, lisa y llanamente. Y “la gente” no come vidrio. El descontento, la desorientación política, la bronca de “la gente” es campo fértil… Salirse, salirse de la matrix, de a poco, de a golpe, como sea.

Las leyes, los estados, las fronteras, las banderas, el capitalismo, el socialismo como ha sido practicado en la histeria de la historia, las democracias, las dictaduras, las religiones, las ideologías blandas, las fundamentalistas, el poder, la autoridad, millón de cosas más, nos hunden, nos aplastan, nos anulan, nos atomizan, nos atemorizan, divide y reinarás. Entonces sí, “gasolina y fuego para el mundo entero y poder hacerlo nuevo”. Con capacidad y conciencia del qué y el cómo, en horizontalidad, sin ser borregxs, sin estar cómodxs siendo borregxs. En definitiva, que cada unx opte libremente por esta forma de vida y ya, deje a lxs demás que se pudran en sus pelotudeces, sus prejuicios, sus comodidades. No quiero que piensen como yo, con que piensen todo ok. Y así no piensen, porque no les interesa pensar, problema de ellxs y ya. No milito ni predico. Ya la palabra “militante” y todo su campo semántico, no me va, no me considero una activista, sí una libre pensadora, ponele. Sonará escéptico eso de “que se pudran”, pero sí.El romanticismo idealista revolucionario ya no sé si tiene llegada en este posmodernismo pedorro, del sálvese quien pueda. Sí, pero si la solidaridad, la empatía, no nacen en una sociedad mundial enferma, es complicado salir en defensa del “pueblo” cuando gran parte de la gente está conforme con un plan social o con su trabajo esclavo, y sigue en su indignidad transando con punteros corruptos, por ejemplo, o bajando la cabeza ante el patrón. No votan ni ahí a los partidos “revolucionarios” de izquierda. Ni hablar claro, del enano fascista que es ya un gigante bien despierto ya en este país y en muchos más. Está arraigado, inconscientemente por decir, en muchas mentes de diferentes clases sociales, ya las malditas clases sociales, están instaladas también.

WE ARE IN WAR

Luchar contra el fascismo, es una lucha, no meramente verbal o con una trompada o con chistes, loco, estamos en guerra hace rato, sin cuarteles, con balas y bombardeos hace rato, con pilas de cadáveres, relegados de sus tierras, campos de refugiados, “no lugares”, que no son exactamente los shoppings y aeropuertos que dice Marc Augé. Son “NO” lugares en la cruda realidad. Suelen aparecer en post de feisbuk, que la onu declara la tercera guerra mundial, la onu siempre con delay. Y como decía antes, entre lxs boludxs y lxs hijxs de yuta se dificulta. Si los mayores negocios que mueven el mundo son el tráfico de armas, de drogas y de personas, todo se desenvuelve así, para el florecimiento de esos negocios.

Estamos en guerra, con nuestra conciencia, con nuestras creencias ancestrales, en defensa vital de la tierra, del cuarto de ambiente que nos queda sano. Vi una noticia: un tipo “importante” yanqui declaró que los ambientalistas son un peligro para el mundo ¿Juntando firmas, marchando pacíficamente, juntando dinero desde las Ongs, que son parte de lo mismo que dicen combatir?.Estamos en guerra contra el capitalismo, los estados, sus esbirros, la injusticia que hiede desde sus códigos, sus leyes, sus normas, sus intrigas palaciegas, sus mafias entre mafias, A.C.A.B., o nos quedamos posteando memes copados en feisbuk y no nos vemos las caras, ni las capuchas en las calles, y seguimos siendo un nudo más en la matrix, y ellos re trancas. Estamos en guerra contra la imbecilidad, la estupidez, la imbecilización, la estupidización masiva, el conformismo, la ignorancia, la comodidad, la autoridad, la vanidad, la banalidad, la plutocracia, las demotruchas, el racismo, el fascismo, la esclavitud, la indignidad, la avaricia, la enfermedad, la apatía, la deshumanización, la atomización, la muerte, la violencia permanente solapada de los estados y la violencia manifiesta en todas sus facetas. Y poner la otra mejilla no es negocio, por donde se lo mire.

Destruir para construir, no da reformas blandas, y mucho menos mediante el voto. Ni votos ni botas. Botarlos, no votarlos. Dictadura y democracia siempre la misma falacia. El planeta hace siglos es peligroso para vivir, seamos humanxs, plantas o animales. Ya que lxs humanxs a lo largo de las “civilizaciones” se han dedicado a destruirlo. Conocimiento e interés, desde lo técnico, a lo práctico y emancipatorio, siempre. El ser humano, en vez de adaptarse al mundo solamente, empezó con ese maldito afán de adaptar el mundo a sus intereses, y la cagó. Hace siglos. Emanciparnos de las fuerzas hipostasiadas, encontrarnos con nosotrxs mismxs y con lxs otrxs de otra manera. Desenredarnos, sacudirnos.

No temo afirmar que el ser humano usa muy poco de todo su potencial emocional e intelectual, aprisionado en cuadraditos, en formas predeterminadas. Feliz con sus cadenas, o en queja constante, en agonía constante, siguen eligiendo presidentes, parlamentarixs, los propios verdugos, en esa cuestión de comodidad que genera no hacerse cargo de sí mismxs, de tener siempre a mano un chivo expiatorio a quien culpar de todos los males. Distinguir los males, y atacarlos y dejarse de joder, capaz está bueno para empezar a seguir confiando en nosotrxs, aunque no confiemos ni en nuestra sombra. Un escepticismo optimista, y hasta idealista, oxímoron capaz, por decir. Una, muchas sinergias, en acción, a la vez, en secuencia, como sea, seamos y ya, total perdidxs por perdidxs ya estamos…

Salud Alegría Libertad Muerte al estado Viva la Anarquía!!

Ecos de la dictadura militar en Brasil

El ejercito nacional de Brasil amenaza con una reacción armada si no se condena a Lula Da Silva por corrupción.

Las declaraciones del General del Ejército Eduardo Villas Boas generaron revuelo en el país, pues estas, sumadas a las de Luiz Gonzaga Schroeder, implantan el terror social, sin ser explícito, de la cercana posibilidad de un nuevo intento golpista en la región.

La situación se desarrolla en el contexto de la detención del ex presidente Lula da Silva por presuntos actos de corrupción. Así pues, con este hecho puesto sobre la mesa, el General Villas Boas comentó tanto que los militares se mantienen “atentos” a cumplir sus misiones institucionales, como que “el Ejército comparte el deseo de todos los ciudadanos de bien de rechazo a la impunidad”. Por su parte, Gonzaga declaró “solo quedará el recurso de la reacción armada”. Esta postura del Ejército de Brasil, el mismo que militarizó las favelas más pobres del país, el mismo que es acusado de asesinar y luego desaparecer en fosas comunes a sus víctimas, es el mismo que ahora se pronuncia, casi como una advertencia, sobre la situación política nacional.

Para peor, el presidente Temer salió a la defensa las declaraciones del brazo armado del Estado, alegando la libertad de expresión de sus representantes.

En éste caso, considero que hay que correrse un poco de la causa hecha a Lula, y analizar los hechos desde un plano un poco más lejano. Sobre la misma causa hay un puñado de funcionarios del gobierno de Temer acusados de los mismos o similares cargos que los que cayeron sobre Lula, de manera que más que una acusación de orden legal, lo que hay es una persecución política desde la derecha y, ahora abiertamente dicho ya, desde el Ejercito, contra los partidos populistas, los sectores de trabajadores asociados en sindicatos, y todos los grupos no gubernamentales y libertarios que luchan por la libertad y la igualdad. Y esto es lo que queda, defender la libertad con uñas y dientes, no darles pie para que avancen, y más importante aún, no permitir por ningún motivo que las fuerzas armadas vuelvan a sentarse en el poder. Ya Latinoamérica sabe de memoria las consecuencias nefastas de estas dictaduras, indistintamente de su ideología dominante.

Politicas de privacidad de Facebook

Politicas de privacidad de Facebook

Y Como obtener la información personal de miles de personas de manera fraudulenta.

 

¿Alguna vez realizaste uno de esos test de personalidad en Facebook? O ¿usaste una de esas apps que prometen decirte a que famoso te pareces?, si la respuesta es si déjame decirte que entregaste miles de tus datos personales a  empresas privadas. Y no, no estoy refiriéndome solo a Facebook.

Desde su creación (2004) o desde que se puso de moda en 2009, Facebook es una máquina  de recolectar información y no solo recolecta lo que publicas, si no también tus reacciones a posteos, los de otros usuarios o páginas con las que interactues, hora a la que te conectas, tu status de relación, fecha de cumpleaños, redes de amigos y grupos a los que perteneces (es decir toda información que tengas en la red social) es recolectada.

Cabe preguntarse:  ¿Con que fin?

El principal motivo es ofrecer publicidad segmentada.  Facebook al igual que otros gigantes de internet, como Google, Amazon y demás ofrecen sus servicios de manera “gratuita” ya que su fuente de ingresos proviene de la publicidad ofrecida y la misma aumenta su valor según  la cantidad de usuarios y según que tan bien segmente a sus usuarios de forma tal que sea más “eficiente”.

Esa eficiencia está estrechamente relacionada con que,  tan bien,  puedan interpretar la información que les proporcionamos de manera inocente,  adivinando nuestras preferencias, para ofrecernos publicidad de temáticass que tengan más posibilidades de atraernos.

Ergo, con menos gastos en publicidad, las empresas aumentan sus ventas, mejor que con publicidad no direccionada, ya  que en teoría solo se le publicita a segmentos de personas que estén interesados  en esos productos.

Dejando de lado  los “beneficios” que esta práctica podría ofrecernos (que solo son beneficios desde un punto de vista consumista y mercantilista). Esto

Todo esto,  representa una terrible amenaza a nuestra privacidad , ya que Facebook no solo obtiene información sobre nuestros gustos, sino también información  sobre nuestros intereses políticos, sobre con quien salimos, sobre nuestra vida sexual, hábitos de sueño, donde estamos (en tiempo real), que lugares visitamos y rutinas diarias entre muchísimos otros datos.

Todo ello es conocido como metadata.

La práctica descripta es conocida como análisis de datos.

Pero no solo se usa con fines publicitarios, desde el auge de las redes sociales muchas empresas vieron su potencial comercial, sino que hoy en día se usa con otros objetivos que van; desde publicidad dirigida, campañas políticas, investigaciones en ciencias sociales, etc.

Aquí radica el peligro mayor de esta falta de privacidad, que Facebook no solo utiliza esa información para  su sistema de publicidad, sino que también la comparte  con terceros.

Al inicio de este artículo se preguntá: ¿ si alguna vez hicimos uso de esos famosos test de personalidad o de los juegos que funcionan en Facebook? Pues bien, cada vez que nosotros hacemos usos de estas apps de terceros más temprano que tarde, se nos pide que le brindemos ciertos permisos, como acceso a nuestra lista de amigos. O a postear cosas en nuestro muro y así, pues bien cada vez que apretamos acepto estamos dejando que estas apps soliciten dicha información a Facebook.

Algo similar sucede cuando nos logeamos con Facebook en, por ejemplo la web de un medio (cosa habitual con tal de no rellenar los molestos formularios de registro solo para comentar una noticia) y de esta forma vamos dando nuestros datos personales por toda la red a cualquiera sin medir las consecuencias que esto tiene.

Para que se hagan una idea de toda la información que otorgamos y para demostrar que además dicha información está al alcance de cualquiera, proponemos un pequeño ejercicio: ingresen a la página https://stalkscan.com/  y luego en el buscador interno de dicho sitio pongan su perfil de facebook y les saldrá una enorme cantidad de información en menos de un minuto

Sin título

La parte censurada corresponde a su perfil o cualquiera que ingresen. Por ejemplo un link típico se vería de esta forma https://www.facebook.com/profile.php?id=10000xxxxxx (aunque también podría llevar el nombre y apellido de su dueño) https://www.facebook.com/fulanito.lopez

Y el resultado de esta acción es:

Sin título

Como ven solo llevo un par de minutos y  nos deja gran cantidad de información de quien sea a solo un click de distancia (para no vulnerar la privacidad de nadie no se mostrará la información pero después de probarlo con varios perfiles y comparar con el manualmente (“stalkear”) comprobamos que toda la información que nos muestra este servicio es real, y así como lo obtiene esta página, montones de apps de terceros pueden pedirle esta información directamente a Facebook.

 

Otro ejemplo de la información que se puede obtener con el análisis de datos se puede apreciar en esta pagina http://www.zeit.de/datenschutz/malte-spitz-data-retention donde nos muestran el ejemplo de un político alemán (Malte spitz) quien solicito a su compañía telefónica toda la metadata que tuvieran sobre su Smartphone, y tras pagarle a una empresa que entre otras cosas se dedica al análisis de datos para ver que tanta información se podía sacar de allí, terminaron diseñándole un mapa interactivo con su actividad diaria desde el cual podemos ver en tiempo real donde se encuentra y que lugares visita , el área por la que se mueve habitualmente marcada en el mapa etc.

Sin título

Después de esta necesaria introducción nos abocaremos en el tema central.

Hace poco, gracias a una serie de notas publicadas en los diarios  The New York Times y The Observer  que son fruto de la entrevista a Christopher Wylie un ex empleado y cofundador de la firma quien filtro toda la información a los medios. Wylie quien estaba muy interesado en una investigación realizada por Michal Kosinski y David Stillwell dos psicólogos de la universidad de Cambridge  que, a grandes rasgos, decía que por medio de un test de facebook realizado por ellos y con la información obtenida por medio de los permisos concedidos por el usuario, podían relacionar datos como la edad, los programas de televisión que seguían en facebook y el área donde viven  para saber la opinión generalizada de un segmento de gente sobre diferentes temas . Tras conocer de esta investigación Wylie  termino contactando (debido a sus relaciones con políticos), con la firma scl elections una división de una empresa contratista especializada en temas de defensa y política.

Alexander Nix  CEO de Scl Elections  viendo el potencial de la idea de Wylie de hacer uso  de dicha técnica con fines políticos. Ya que por ejemplo asi podrían decirle a un candidato donde hacer campaña o que decirle a los diferentes segmentos de votantes con sus discursos manipulando  la opinión pública para ganar elecciones (que es otra de las acusaciones que se hicieron contra Cambridge Analytica.

Esto último es discutible, porque si bien es cierto que con este tipo de técnicas se podría manipular la opinión pública sobre diversos temas, es difícil saber el impacto que esto tuvo en las elecciones, comparado con muchos otros factores que también inciden en el resultado de las mismas.

Sin embargo existe una cámara oculta realizada por el noticiero británico de Channel 4 donde  Nix y otros altos ejecutivos de la empresa se jactan de su capacidad de  interferir en los procesos electorales.

En fin mediante un contacto, la dupla terminó vinculándose con Steve  Bannon  jefe de campaña de Donald Trump quien a su vez lo hizo con su aliado Bob Mercer, un multimillonario de ultra derecha que financia campañas políticas súper conservadoras alrededor del mundo.

Es asi, que terminan fundando la firma Cambridge Analytica, pero las negociaciones con Kosinski y Stillwell no fueron bien y es entonces que ingresa en esta historia Aleksandr Kogan otro psicólogo de Cambridge quien debía copiar la idea de ellos dos.

Kogan monto su propio test de personalidad en Facebook y para hacerlo más atractivo a ojos de los posibles participantes ofrecía dinero a cambio de realizarlo (este dinero provenía de Mercer quien financió toda la operación) aproximadamente 15 millones de dólares  para el presupuesto de Cambridge Analytica de los cuales $800.000 fueron para financiar a Kogan.

Ahora es cuando más turbia se pone la cosa ya que de cara a Facebook Kogan uso sus credenciales como académico para pedir la información, es decir que declaro que la usaría con fines académicos, sin embargo se la proporciono a la firma para usos con fines de lucro.

Pero resulta que la gente que realizaba el test (aproximadamente 300.000 personas) también estaba proporcionando la información de sus amigos, es decir que además obtenían datos de personas sin su consentimiento, haciendo así que Cambridge Analytica posea los datos de aproximadamente 50 millones de personas.

¿Quiénes eran clientes de Cambridge Analytica?:

Pues en 2014 Thom Tillis para su campaña a senador por el partido republicano en Carolina del Norte y luego Ted Cruz  el senador republicano para su campaña en la interna republicana a presidente en 2015 y  al perder la interna pasó a contratarles Donald Trump para su campaña presidencial en 2016.

Es decir  Facebook nunca controlo ni se encargó de limitar la información que brindaba a estos terceros (afectando a si a miles de usuarios quienes no autorizaron ni a Kogan, ni a Cambridge Analytica a usar sus datos) ni de que los terceros a los que le brinda nuestra información cumplan con el uso declarado para la misma.

Además cuando se enteró de esto, lejos de informar a los usuarios afectados indirectamente quienes no habían realizado el test y quienes no habían autorizado el uso de sus datos ni a quienes si lo habían autorizado  pero solo para fines académicos, se limitó a hacer que Cambridge Analytica firmar un documento donde declaraban que destruirían los datos obtenidos de manera fraudulenta, lavándose las manos.

En fin todo esto  nos muestra como nuestra privacidad va desapareciendo y pasamos a ser meros objetos de lucro de empresas como Facebook, Google, etc, cuyos productos no son los servicios que ofrecen, sino nosotros y nuestra información que además exponen sin control alguno a terceros sin monitorear el uso que estos le dan a la misma, ni el tipo de información que éstos terceros pueden obtener de nosotros.

Incumpliendo, así, con las leyes de protección de datos que existen en la mayoría de países del mundo (esta es la razón por la que Mark Zuckemberg tendrá que declarar ante el parlamento tanto en su país como en Reino Unido).

La naturalización de la violencia

Hace poco me encontré con una situación de violencia física y verbal en una fiesta. Un macho violento quiso cagar a trompadas a otro por “Bobo”. No me tenía como implicado pero si fuí testigo directo. La persona que quería cagar a trompadas al Bobo tenía como justificativo que todo lo comenzó el otro. El problema era lo ocurrido antes, causa de su reacción y no el presente, donde gritaba insultos y quería arremeter contra el físico del Bobo. Rápidamente un grupo de personas intentó frenar la situación sujetando a los implicados, cuando solo una parte era la que se comportaba en forma agresiva. Escuche de boca de muchas personas decir que solo estaba borracho. La situación duró 15 minutos. Todo esto me hizo pensar algunas cosas:
Que es feo que te digan bobo (y decirlo).
Que la violencia no es un problema para muchas personas, la cuestión está en el lugar donde se lleva a cabo. Muchos piensan que la única violencia es la física. Y que siempre tiene un justificativo que lo Perdona. Ante una situación disidente de la normal lo primero que se intenta hacer es someter y reducir el cuerpo.

 

Este ejemplo de violencia tiene comparación con lo que viene ocurriendo en el sur de Argentina y Chile. Justamente con la muerte ocurrida hoy de un pibe llamado Rafael Nahuel. Lo mataron de un tiro. Porque sí. Porque hay gente que aprieta el gatillo porque otro lo pide. Por que debe ser así. Porque no hay otra opción que justificar los hechos. De esa manera funciona el poder judicial. Porque la comunidad mapuche reclama respeto hacia el lugar donde vive, su cultura y la forma en la que vive y hay una comunidad que no es Mapuche, que reclama libertad para que otro decida sobre ese territorio, reclama que otro haga lo necesario para que los mapuches dejen de molestar y justifica y vitorea cualquier tipo de violencia, incluso más si tiene como resultado la muerte. Ven como única alternativa la supresión de la voluntad de la libertad, sea encerrado en una cárcel o porque está muerto. Y no se dan cuenta que no pueden decidir. Porque no quieren. Porque no saben. Y es ahí donde entran los justificativos. Siempre respetando un poder sin cuestión. Un poder basado en la necesidad de opresión. Representado en el estado. Y llevado a cabo por otro con la cabeza más adoctrinada.

Esta forma represiva violenta que desarrolla el estado está justificada porque representa la mayoría. Y así de desigual es. Logran resignificar la violencia en algo que le pasa al otro, en otro lugar que no te afecta. Lo deshumaniza. Genera miedo y aisla. Somete a voluntad sin que nos demos cuenta. Y sin usar violencia física.

La realidad es que te pueden matar porque sí. Solo por que estorbas. Porque no servís. Porque pensás.

Derechas e Izquierdas

La búsqueda del poder es la derecha en nuestras cabezas.

La esencia de un pensamiento de izquierda o de derecha no es su posicionamiento sobre el lugar que el estado debe ocupar en la sociedad (la intervención para equilibrar o no la distribución de la riqueza, la ampliación o restricción de los derechos de los ciudadanos, llevar adelante acciones en beneficio de los sectores más frágiles o de los más poderosos…). Tiene que ver con cómo se piensa el poder en las relaciones. Esas relaciones van mucho más allá de los estados o de las agrupaciones políticas que disputan poder dentro del estado. El poder define el vínculo que establecemos los humanos entre nosotros y con todo lo que los rodea.

Ese vínculo puede ser de relaciones de igualdad y de solidaridad o de relaciones opresivas y violentas. Esas formas de relacionarse definen una visión del lugar de uno mismo respecto de los otros y de lo otro y una actitud al respecto. Esa actitud puede ser de búsqueda de armonía, de acuerdo, de durabilidad del vínculo o de imposición de la voluntad de uno por sobre la de los demás, de inmediatez y de un beneficio exclusivo, propio. La primera de estas actitudes representa un tipo de funcionamiento económica, ecológica, humanamente sustentable; la otra, un comportamiento irracional y destructivo, esencialmente no sustentable y generador de permanentes situaciones críticas para la supervivencia de la especie y de sus individuos. Eso es lo que define la izquierda y la derecha, el modo de relación con quienes nos rodean. Esa es la oposición desde mi punto de vista.

La derecha política, social, individual, histórica, ecológica, de género, artística, económica  valora y promueve el beneficio individual, inmediato y egoísta, al posicionarse uno mismo en un lugar de privilegio respecto de los demás y de lo demás. Una sociedad de derecha necesita borrar las diferencias porque políticamente se controla mejor a una masa que a muchas individualidades únicas y diferentes; porque económicamente es más rentable un mercado único con consumidores idénticos que muchas personas con gustos propios y porque mentalmente es más simple pensar una sociedad donde están los que son como yo y los otros que no son como yo. Varones y mujeres, patrones y trabajadores, explotadores y explotades, incluides y excluides. Siempre se trata de quién se queda con la mayor parte de los beneficios de lo que la sociedad produce material, cultural y simbólicamente.

Ese pensarse “antes que los otros” aleja la sociedad del equilibrio y la perennidad, al promover como deseable tener más que los demás. Los varones con nuestros privilegios de género y las mujeres luchando por alcanzar la igualdad de oportunidades. Los patrones extrayendo la mayor parte de la riqueza que pueden de los trabajadores y éstos luchando por condiciones de vida acordes con el desarrollo que produjo la especie humana a través del trabajo acumulado generación tras generación. Los explotadores considerando que todo y todos somos un recurso y que de esos recursos están para ser explotados al máximo. Les incluides, esforzándose cada vez más por mantener lo que tienen (sus bienes, su trabajo, su identidad de clase) con tal de no caer en verse forzados a vivir bajo las normas de un sistema que los priva sistemáticamente de disfrutar de algo de la enorme riqueza que es capaz de generar el ser humano.

El pensamiento de izquierda es el que tenga la capacidad de orientar la sociedad hacia aquello que sea justo; hacia aquella solución de equilibrio que salde de la mejor manera cuando los intereses propios estén en conflicto con los de los otros. Tiene que ver con el respeto de las individualidades y la coexistencia armoniosa de la diversidad. En ese sentido, el pensamiento de izquierda debe contemplar, necesariamente, a la vez el bien común y el individual, introduciendo el concepto de justicia. El concepto de lo justo es el que “hace” a la izquierda. Introduce en las relaciones de los humanos entre sí y con el mundo que nos rodea la premisa de la armonía y la perennidad. Como especie y como sociedad tenemos más oportunidades de sobrevivir si buscamos la armonía en las relaciones con los otros individuos, pero también con las otras especies y con el entorno mismo con el que transcurre nuestra existencia.

Las sociedades más armoniosas son las que hacen un uso responsable de sus recursos y que cuidan esos recursos para las siguientes generaciones. Las que buscan un equilibrio en la distribución de la riqueza, las que generan relaciones interpersonales libres y solidarias; en las que es imprescindible reconocer el enorme aporte a la riqueza mundial que generan las tareas de cuidado y de reproducción de la fuerza de trabajo, que realizan casi exclusivamente las mujeres: parir, encargarse de la crianza, de la alimentación y los cuidados psico-físicos y del mantenimiento del espacio en el que todo esto se desarrolla.

Por eso el pensamiento de izquierda es necesariamente solidario, ecologista, feministas y libertario.

El Orejano N°9, Noviembre 2017

Ya salió el periódico, Tanto en su formato papel y digital; El numero 9 de El Orejano contiene las siguientes temáticas que están escritas desde varias perspectivas del anarquismo:

► Desaparición del compañero Santiago Maldonado.

►Desobediencia civil.

►Elecciones.

►Articulo desde las Regiones Mexicanas.

► Colectivo contra el gatillo fácil.

► Derechas e izquierdas.

►Conflicto independentista de cataluña.

►Invitación a las jornadas Anarquistas 8,9 y 10 de Diciembre.

►Poemas y Escritos de compañerxs.

Se puede descargar o leer en su formato virtual, o en su formato físico conseguirlo en los lugares amigxs, también contactarnos por alguna de nuestras redes y lo haremos llegar.

Invitamos cotidianamente a escribir y a participar, como tambien exclusivamente a abrir el debate.

 

El Orejano N° 9, (Online)

El Orejano N°9, Descargar

 

Salud y Anarquía!

Navegador de artículos